como sacarse a alguien de la cabeza y del corazon

10 Mejores Estrategias para Sacarse a Alguien de la Cabeza y del Corazón

¿Has experimentado alguna vez la necesidad de dejar atrás a alguien a quien amabas? Puede que te encuentres en una situación en la que ya no estás con esa persona, pero no puedes dejar de pensar en ella. Superar una ruptura y seguir adelante no es tarea fácil, especialmente cuando esa persona sigue ocupando tus pensamientos y te impide avanzar. Cuando una relación llega a su fin, independientemente de las razones, es normal que se necesite tiempo para que el corazón y la mente se recuperen y se fortalezcan, y así poder dejar atrás el pasado de esa relación. Por eso, en unComo.com queremos ayudarte con valiosos consejos para que aprendas cómo dejar de pensar en alguien.

A pesar del dolor debo excluir su presencia de mi alma

Es común escuchar que es imposible olvidar a alguien que aún reside en nuestro corazón. Si es tu intención lograrlo, es importante considerar las acciones que no debes llevar a cabo tras una ruptura, como buscar culpables, estar pendiente de la otra persona o intentar retomar el contacto. Por otro lado, si sientes la necesidad de eliminar a alguien de tu vida, existen técnicas que pueden ayudarte en este proceso.

Desprendiéndose de alguien del corazón

Si estás pasando por una situación en la que quieres olvidar a alguien que fue importante para ti, es normal que necesites ayuda. Por eso, aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a dejar atrás el peso de esa persona en tu vida. No esperes resultados inmediatos, pero sí ten en cuenta que al practicarlos día a día, te darás cuenta de que poco a poco se vuelve solo un recuerdo, sea bueno o malo.

Ejercita tu mente: Una de las mejores formas de despejar tu mente de pensamientos repetitivos sobre esa persona es ocupándola en otra cosa. Practica actividades que te gusten, aprende algo nuevo, sal con amigos y familiares, ocupa tu tiempo en tus hobbies. De esta forma, irás desplazando poco a poco a esa persona de tu mente y tu atención se centrará en otras cosas.

Acepta tus emociones: Negar o reprimir lo que sientes hacia esa persona no te ayudará a olvidarla. Es importante que aceptes tus emociones y las vivas plenamente en el momento, para luego seguir adelante. No tengas miedo de sentir tristeza, rabia o dolor, simplemente déjalas fluir y verás cómo con el tiempo se irán disipando.

No idealices: En muchas ocasiones nos aferramos al recuerdo de una persona porque idealizamos lo que podría haber sido nuestra relación con ella. Sin embargo, es importante que aceptes que las cosas no sucedieron como quisieras y que es mejor dejarlas en el pasado. No te aferres a una imagen idealizada que solo te causará más dolor.

No te compares: Evita comparar a otras personas con la que quieres olvidar. Cada individuo es único y no es justo ni saludable que proyectes lo que buscas en una nueva relación en alguien que no tiene por qué ser igual a esa persona. Acepta que es una nueva etapa y no busques reemplazar o encontrar un clon de quien fue importante en tu vida.

Recuerda que este proceso de olvidar a alguien lleva tiempo y paciencia. No te juzgues si en algún momento vuelves a pensar en esa persona, es normal que suceda. Lo importante es que sigas adelante y permitas que poco a poco se vuelva solo un recuerdo, sin tener un peso importante en tu vida actual.

No confíes en tus pensamientos

En lugar de confiar plenamente en tus pensamientos, es vital que los cuestiones. No permitas que te engañen y generen ansiedad innecesaria. A menudo, nuestra mente es nuestra peor enemiga y podemos caer en el ciclo de pensar en bucle.

¿Esa persona que te preocupa tanto te hace daño? Si es así, debes recordar que tu estado físico y mental actual no es la realidad en sí. Sí, puede ser una experiencia dolorosa, pero no debe ser considerada como la verdad absoluta.

No permitas que tus pensamientos te controlen y te lleven a una espiral de negatividad. En lugar de eso, reflexiona y reconoce que no todo lo que piensas es la verdad. Además, si te genera estrés y tensión, es necesario que te desconectes de ellos y te enfoques en cosas más positivas.

Recuerda, tus pensamientos no son hechos. No los tomes como verdades absolutas y no te dejes consumir por ellos. Aprende a cuestionarlos y a redirigir tus pensamientos hacia un lugar más saludable y positivo. Este es el camino para dejar atrás el estrés y la tensión innecesarios.

Elimina el arrepentimiento de los podría haber

Cuando te encuentras atrapado en el pasado, es común que te preguntes qué podrías haber hecho para evitar que las cosas sucedieran de cierta manera. Sin embargo, lo que ya ha pasado, no puede ser alterado. Por lo tanto, lo más recomendable es que aprendas a aceptar lo sucedido: la persona te lastimó con sus acciones.

No tiene sentido seguir lamentándote por situaciones que ya han ocurrido y no tienen solución. Es necesario que te enfoques en seguir adelante y dejar el pasado atrás, para poder avanzar en tu vida. Recuerda que vivir en el pasado solo te impide disfrutar del presente y construir tu futuro.

Es importante también comprender que todos cometemos errores y podemos lastimar a otras personas, incluso sin tener intención de hacerlo. Sin embargo, aferrarse a la culpa y el resentimiento solo nos hace daño, tanto a nosotros como a los demás. En lugar de eso, es mejor aceptar lo sucedido y trabajar en perdonar y sanar las heridas, tanto propias como ajenas.

Perdona

Jack Kornfield, psicólogo budista, nos recuerda que no es necesario ser leal a nuestro sufrimiento. Aunque hayas pasado por una experiencia dolorosa, el perdón es fundamental para vivir en libertad. Perdonar no es un acto hacia los demás, sino hacia uno mismo.

Quizá te hayan hecho algo horrible, pero perdonar a esa persona es crucial para tu bienestar y para poder seguir adelante. No se trata de justificar o aceptar lo que te han hecho, sino de liberarte de las cadenas del rencor y el sufrimiento.

No permitas que el sufrimiento te defina o te limite, tú eres mucho más que eso. El perdón es una forma de sanar tus heridas y seguir creciendo como persona.

Recuerda que perdonar no significa olvidar, sino soltar el peso emocional que llevas dentro por la situación vivida. No le des poder a tu sufrimiento, toma el control de tu vida y decide ser libre de él.

No te aferres a tu dolor, libérate y vive con plenitud y paz interior.

La ilusión de olvidar engañar al propio ser

A veces, el intento de olvidar no hace más que alimentar nuestra obsesión por alguien o algo, ya que nos aferramos a los recuerdos y a las emociones que nos hizo sentir. Pero quizás lo que realmente queremos olvidar no es una persona en sí, sino una sensación.

Cada emoción y recuerdo nos conectan con nuestro yo más profundo, que solemos ignorar y evitar en nuestras vidas cotidianas. Por eso, es tan difícil de entenderlo, ya que nuestra mente y lenguaje no pueden comprender lo que desborda en nuestra alma.

En estas situaciones, es necesario un trabajo interno intenso que puede resultar incómodo. Debemos ser conscientes de que pueden surgir emociones conflictivas, como ira, celos o tristeza, que nuestra moral nos juzga y reprime.

Resuelve tu ira

Para eliminarla, Fischer sugiere varios métodos: la meditación, hacer ejercicio y hasta ver algunos capítulos de tu serie favorita. Cualquier actividad que te ayude a relajarte y calmar tu mente puede ser de gran ayuda.

Sin importar lo que haya sucedido, es importante aprender a manejar la ira y no dejar que nos controle. Al hacerlo, podremos responder de manera más efectiva y avanzar en la vida sin llevar cargas innecesarias.

Es común que cuando estamos enojados, nuestra mente se nuble y no podamos ver con claridad la situación. Por esta razón, es importante encontrar formas de calmar nuestra mente y recuperar la claridad necesaria para afrontar cualquier problema.

Meditar, hacer ejercicio y dedicar un tiempo a actividades que nos gusten y nos relajen puede ser la clave para liberarnos de la ira y encontrar la paz interior. Estas acciones nos ayudarán a enfocarnos en el presente y dejar atrás las emociones perturbadoras.

Envíale buenos deseos

Wanda Lasseter-Lundy, una respetada médico experta en curación intuitiva, nos aconseja una técnica para liberarnos de aquellos que nos han lastimado. En vez de quedarnos atrapados en pensamientos negativos, imaginemos enviarles una hermosa bola de luz blanca, envolviéndolos en ella hasta que nuestra ira desaparezca y nuestra mente encuentre la paz.

Mientras tanto, recordemos que la vida es sabia y tarde o temprano, la ley del karma se encargará de que quienes nos han herido reciban su merecido. Por lo tanto, solo fluyamos, olvidemos y perdonemos para nuestro propio bienestar. Dejemos que nuestro propio bienestar sea nuestra prioridad en lugar de preocuparnos por la venganza o el castigo para los demás.

Artículos relacionados

Deja un comentario