las 5 etapas del amor del enamoramiento a la realidad

5 etapas del amor de la ilusión a la realidad en una relación

El amor es un proceso que va más allá de una simple sensación, ya que implica una construcción mutua en lugar de ser solo un sentimiento.

Las cinco fases de la pasión explorando el camino del amor

El amor es como una montaña rusa emocional. Al principio, todo es dulzura y felicidad, como si estuviéramos inmersos en un sueño de color de rosa. ¿La razón? Nuestro cerebro se llena de hormonas como oxitocina, estrógeno, serotonina, testosterona y dopamina cuando nos enamoramos. Estas sustancias químicas son responsables de hacernos sentir tan maravillosamente. Sin embargo, esta fase del enamoramiento es sólo el comienzo, aún hay muchas etapas por recorrer.

Las siguientes fases del amor pueden ser más desafiantes, pero también traen consigo grandes recompensas en términos de aprendizaje y bienestar. La clave está en no darse por vencido y no dejar de trabajar en la relación. No podemos cantar victoria, ya que siempre hay espacio para mejorar.

Ahora, exploraremos en detalle las diferentes etapas del amor. Y si deseas fortalecer tus relaciones amorosas, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre responsabilidad afectiva.

Estructura triangular de la teoría de Stemberg

¿Qué determina el tipo de relación?

Según la teoría de Stemberg, hay tres elementos clave que interactúan para consolidar una relación amorosa en un determinado tipo.


En primer lugar, la intimidad juega un papel fundamental, ya que implica sentimientos de cercanía, conexión y vinculación que generan calidez en la relación.


En segundo lugar, la pasión es otro de los componentes esenciales, siendo el motor de romance y atracción física que impulsa la relación.

Por último, pero no menos importante, el compromiso contiene elementos cognitivos que influyen en las decisiones sobre el futuro a largo plazo de la relación.


Las Fases del Amor Un Recorrido por el Proceso del Enamoramiento

El amor es una emoción poderosa que todos experimentamos de distintas maneras. Aunque el sentimiento puede expresarse de diversas formas, según expertos, suele atravesar por ciertas fases. Estas fases del amor pueden variar en orden para cada persona, no obstante, la mayoría viviremos algunas o todas ellas durante una relación.

La etapa de enamoramiento es la primera fase del amor y es quizá la más popular. En ella, una persona se obsesiona con otra y puede experimentar una gran gama de emociones, desde entusiasmo y felicidad hasta ansiedad e inseguridad. Aunque suele ser una etapa intensa, también puede ser fugaz.

La siguiente etapa del amor es la de compromiso. En esta fase, las personas deciden comprometerse a una relación y planificar su futuro juntos. Pueden mudarse juntos, casarse o tener hijos. En esta etapa, es vital que ambos miembros se comuniquen de forma abierta y se apoyen el uno al otro.

La fase más complicada en una relación amorosa

Es un desafío mantener una relación en funcionamiento. Implica un gran trabajo y esfuerzo de ambas partes. En ocasiones, resulta difícil decidir si vale la pena continuar o si es mejor finalizarla.

Las relaciones atraviesan diversas etapas, algunas más complicadas que otras. Generalmente, la fase más difícil es la del enamoramiento.

En ese momento, todo es nuevo y emocionante. Se vive una sensación de fervor y deseo. Esto es normal y forma parte de lo que hace que las relaciones sean apasionantes.

Enamoramiento

El enamoramiento: esa inexplicable sensación que nos domina desde adentro, haciéndonos sentir vivos, en alerta, emocionados.



¿Lo has experimentado alguna vez? Si no sabes de lo que hablo, es posible que debas detener tu lectura aquí mismo. Porque el enamoramiento no se puede explicar con palabras, sino que se debe sentir, saber y hasta oler.



Es una experiencia maravillosa, pero también engañosa. En ese estado catatónico, el ser humano se convierte en una marioneta, un ser irracional, una sombra de quien es en realidad. Son las hormonas las que dominan, y todo parece ser posible.



Por eso, en ese estado de aturdimiento, la persona al otro lado del enamorado parece ser su alma gemela, su media naranja, el compañero ideal con quien compartir el resto de su existencia. Y así, la mente se nubla y los deseos se vuelven realidad. No hay límites, no hay barreras, solo ese sentimiento avasallador que nos hace creer que todo es posible.

Comienzo de la conexión

HTML:

¡Llegó la hora de la verdad!

Nuestra relación ha evolucionado de manera significativa gracias al surgimiento de ese gran amor en la etapa previa. Es en este punto donde comenzamos a reconocer la importancia de esa persona, aunque todavía quedan etapas por recorrer para descubrirlo por completo. Por lo tanto, es natural que surjan decisiones de gran trascendencia, mucho más allá de elegir una película para el viernes o un restaurante para cenar.

Llega el momento de tomar decisiones difíciles.

Vivir juntos, contraer matrimonio, tener hijos... son algunas de las opciones que se presentan, aunque su realización dependerá de cada pareja en particular. Estamos en la cima del amor, y no significa que todo lo que venga después vaya a ser negativo, sino que entramos en...

Atracción

Las diferentes etapas del amor desde el punto de vista neurocientífico

Área de estudio de la neurociencia ha comprobado la existencia de distintas etapas en las relaciones amorosas. Estas etapas tienen como primera fase, la atracción. En este periodo, se experimenta una fuerte necesidad de estar en compañía constante del otro, sin importar el tiempo o la distancia.

Durante esta etapa, se pueden notar cambios fisiológicos placenteros en presencia de la persona amada, como un aumento en el ritmo cardíaco, dilatación de las pupilas y sudoración. Estas respuestas, también conocidas como "químicas", juegan un papel importante en la percepción de la relación por parte de la persona que las experimenta.

Sin embargo, esta fase no puede ser considerada como amor propiamente dicho, ya que se basa principalmente en una atracción física y sexual. Siguiendo la teoría de Stemberg, los dos conceptos que más se relacionan en esta fase son la intimidad y la pasión.

El Camino del Amor Las Fases del Sentir

Jed Diamond es un psicólogo reconocido, cuya investigación clínica de 40 años reveló que la mayoría de las personas logra encontrar su verdadero amor.

Sin embargo, el verdadero problema radica en otra parte. Si todos encuentran su verdadero amor, ¿cuál es el inconveniente? Según este especialista, la dificultad reside en mantener la relación unida a lo largo de las cinco etapas del proceso. La tercera etapa es donde muchas personas se quedan estancadas y no pueden avanzar.

Primera etapa: enamorarse

Esta etapa es ideal en todos los sentidos. Las personas suelen ver al otro como perfecto y creen que todo siempre será así durante esta primera etapa.

La evolución de los sentimientos en el amor en etapas

En este momento, cada uno de los involucrados en la relación estará dominado por apasionados y intensos sentimientos. La necesidad de estar juntos en todo momento será muy fuerte y buscarán cualquier excusa para no separarse. La liberación de endorfinas y otras reacciones químicas que generan felicidad les hace creer que su amor durará para siempre.

En esta fase, ambos deciden dar un paso adelante en su relación y comenzar una vida de pareja. Esto implica asumir compromisos como cuidado, responsabilidad afectiva y tiempo para dedicarse mutuamente.

La voluntad de esforzarse por mantener una relación exitosa es muy poderosa en esta etapa, y los lazos emocionales se fortalecen constantemente. Empiezan a volverse más íntimos y a hacer planes para el futuro juntos.

Con el tiempo suficiente, ambos comienzan a darse cuenta de que las relaciones nunca serán perfectas. Empiezan a notar los defectos del otro y todo aquello que les molesta. Esto suele ser un punto de quiebre en muchas relaciones, ya que la química del enamoramiento va disminuyendo en el cerebro. Sin embargo, las parejas que desean mantenerse juntas buscarán abrir un diálogo para solucionar los conflictos.

Señales que indican el fin del amor

El alejamiento físico y emocional son claros indicadores de una relación acabada. Sin embargo, simplemente notar estos signos no es suficiente, es necesario desvincularse de esa persona y cambiar los patrones de comportamiento.

A menudo, cuando el amor se acaba en una pareja, los lazos se van desvaneciendo poco a poco, tanto en la cercanía física como en la conexión emocional. Es importante ser conscientes de estos cambios para poder afrontar el proceso de separación.

El distanciamiento puede venir acompañado de una disminución en la comunicación y la intimidad. Es crucial reconocerlo y no intentar forzar una relación que ya no funciona.

Para superar una ruptura, es fundamental aceptar que las cosas han cambiado y dejar de lado los hábitos y rutinas que se tenían en pareja. Abrirnos a nuevas experiencias y oportunidades nos ayudará a avanzar y a dejar atrás el pasado.

Aunque pueda resultar difícil, es necesario trabajar en nuestro propio desapego emocional para poder alcanzar una verdadera separación y sanar nuestras heridas. Buscar apoyo en amigos y familiares puede ser de gran ayuda en este proceso.

Aceptar los cambios y abrirnos a nuevas posibilidades nos permitirá avanzar y encontrar la felicidad en otros caminos.

El futuro de una relación tras un trimestre juntos

Según este concepto, a partir de los 3 meses, las parejas empiezan a enfrentarse a la realidad y a los desafíos compartidos. Después de dejar atrás el mundo perfecto del enamoramiento, ya no todo es color de rosa. Si desde el principio ha habido discusiones o desinterés, es probable que con el tiempo no se puedan resolver estos problemas y mejorar la relación.

Artículos relacionados

Deja un comentario