mi pareja quiere una relacion abierta

¿Cómo manejar la petición de tu pareja de tener una relación abierta?

La opción de tener una relación abierta puede generar diversas reacciones emocionales en la pareja. Su aceptación o rechazo puede estar influenciado por factores como la personalidad, la cultura y el entorno en el que se encuentran. Sin embargo, ¿será que estas relaciones son adecuadas para todas las personas?

Entendiendo las uniones no monógamas Qué son las relaciones abiertas

Descubre qué son exactamente las relaciones abiertas y déjate guiar por estas líneas, que te ayudarán a entender mejor este tipo de vínculos afectivos diferentes pero igual de válidos. Una buena referencia es que en este tipo de relaciones se está dispuesto a aceptar la posibilidad de tener interacciones íntimas con personas fuera de la relación principal, aunque siempre respetando los acuerdos y límites establecidos.

Dentro de las relaciones abiertas hay espacio para distintas posibilidades, desde relaciones exclusivamente sexuales hasta vínculos afectivos más complejos y profundos. Todas ellas se basan en el respeto mutuo y en la aceptación de que la monogamia no es necesaria para tener una relación sana y satisfactoria. Entre las diversas modalidades de pareja abierta se encuentran las siguientes:

  • Cometidos: se basan en establecer relaciones afectivas o sexuales con más de una persona a la vez, siempre y cuando haya una comunicación y consentimiento entre todos los involucrados.
  • Poliamor: se trata de mantener múltiples relaciones amorosas de manera simultánea, con el compromiso de buscar la felicidad de todos los miembros del vínculo.
  • Swing: en este caso, se trata de relaciones sexuales con otras parejas, en un ambiente controlado y consensuado.
  • Amistades con beneficios: se trata de mantener relaciones sexuales con una persona considerada amiga, sin la necesidad de establecer una relación amorosa.
  • Relaciones abiertas en pareja: puede ser una manera de explorar y enriquecer la relación mediante la incorporación de relaciones sexuales con otras personas, siempre que haya una comunicación honesta y un acuerdo mutuo.

Afrontando la idea de una relación abierta con tu pareja

Analizar tus preferencias en relaciones no convencionales

Es posible que la petición que te han hecho haya sido inesperada y te haya tomado por sorpresa. Sin embargo, no dejes que esto te afecte de manera negativa. Tómalo como una oportunidad para reflexionar sobre tus preferencias y sentimientos en torno a las relaciones no convencionales.

A continuación, se presentan una serie de consejos para guiarte en este proceso:

  • Pregunta: Si tu pareja no te ha especificado qué tipo de relación abierta quiere, no dudes en preguntarle. Conocer sus expectativas y límites te ayudará a entender mejor la situación y a encontrar la modalidad que mejor se adapte a ti.
  • Informarse: La información es poder. Empápate de conocimiento sobre relaciones no convencionales para liberarte de prejuicios y normalizar este tipo de dinámicas. Al igual que la monogamia no es la única opción, tampoco lo es el resto de relaciones.

Qué hacer

Si estás en una relación de pareja y tu compañero/a te propone abrir la relación para estar con otras personas, es importante que reflexiones si eso realmente es lo que quieres y te hace sentir bien. Nunca te obligues o te convenzas a ti mismo/a si no lo sientes así. Las relaciones afectivo-sexuales deben surgir de manera clara y sincera, siendo deseada por ambas partes. Si no es así, podrías terminar sintiéndote mal e incluso forzado/a o abusado/a por tu pareja, lo que generaría enojo y frustración, y podría llevar al fracaso de vuestra historia.

Nunca debes dejarte convencer y tampoco intentar persuadir a tu pareja para cambiar el tipo de relación que han elegido y en la que desean estar. Por supuesto, si uno de los dos no se siente a gusto y desea un cambio en la relación, debe hablarlo y expresar sus necesidades y deseos, pero siempre teniendo en cuenta que es posible que no lleguen a un acuerdo o que estas diferencias los lleven a romper su relación. Es importante que cada uno defienda lo que quiere y no renuncie a su modelo de relación por complacer al otro.

Visualiza tus verdaderos sueños

Lo primero que deberías hacer si tu pareja te propone una relación abierta es reflexionar sobre tus propios deseos y necesidades. No es saludable ceder a los deseos de otra persona y entrar en una dinámica no monógama si no estás verdaderamente convencido/a, ya que las consecuencias pueden ser negativas.

Por eso, si estás dispuesto/a a probar algo nuevo, asegúrate de que sea una decisión mutua basada en la honestidad y el respeto. Si, por el contrario, no estás seguro/a de si realmente quieres una relación abierta, no dudes en exponer tus inquietudes y preocupaciones con tu pareja.

Hablar abiertamente y expresar tus sentimientos es clave para mantener una relación sana y evitar posibles problemas en el futuro.

Explora los distintos modelos de relaciones no monógamas

Tras haber reflexionado sobre la posibilidad de formar parte de una pareja abierta, es fundamental investigar y adquirir conocimientos sobre los diferentes tipos de relaciones abiertas.

Entre las opciones más comunes se encuentran las parejas abiertas tradicionales, pero también hay otras formas de relacionarse que incluyen el poliamor, el intercambio de parejas, y muchas más. Cada una de estas modalidades tiene sus particularidades y dinámicas propias.

Es importante tomar en cuenta que al unirse a una pareja abierta, no se está limitado a una sola opción.

Existen diversas modalidades y combinaciones posibles en una relación abierta, y es importante encontrar la que mejor se adapte a las necesidades y deseos de cada persona. Por ejemplo, puede haber combinación de diferentes tipos de parejas abiertas, o incluso practicar más de una al mismo tiempo.

Aprovecha este momento para informarte y aprender sobre cada uno de estos modelos de relación.

Conocer las características y dinámicas de cada una de las opciones te ayudará a tomar una decisión más informada y a encontrar la que mejor se ajuste a tu estilo de vida.
No dudes en investigar y preguntar a personas que ya estén en una relación abierta, leer libros y artículos, acudir a eventos y foros sobre el tema, y sobre todo, escuchar tu propio instinto y lo que tu corazón te dicte. Recuerda que cada pareja abierta es única y no hay una fórmula específica que funcione para todos.

Además, ten en cuenta que una relación abierta no es para todos y no hay nada de malo en tomar la decisión de no formar parte de una pareja abierta. Lo más importante es hacer lo que sea mejor para ti y tu bienestar emocional. ¡Sigue tu propio camino y disfruta de tu relación de la manera que mejor te haga feliz!

Asume la posibilidad de cambios

Si tu pareja te propone una relación abierta, es fundamental que tengas en cuenta que las cosas pueden variar. Es probable que los límites que hayas establecido puedan modificarse con el transcurso del tiempo y es crucial que estés preparado/a para ello.

Reflexiona sobre qué hacer

No te sientas presionado/a a hacer algo que no desees. Si no estás convencido/a de tener una relación abierta, no tienes que aceptarla. Por lo tanto, es importante que tomes tu tiempo para reflexionar si realmente es lo que deseas.
Si tu pareja te propone una relación abierta, no sientas que tienes que aceptarla de inmediato. Recuerda que es tu decisión final y debes sentirte cómodo/a con ella.

Si decides que una relación abierta es lo que quieres, prepárate para enfrentar los desafíos que conlleva y asegúrate de comunicar claramente tus necesidades y expectativas a tu pareja.
Es importante establecer límites y acuerdos mutuos para que ambos estén en la misma página y se respeten las decisiones tomadas.

Es importante recordar que este artículo es meramente informativo y en Psicología-Online no tenemos la facultad de hacer diagnósticos ni recomendar tratamientos.
Te recomendamos que busques ayuda de un psicólogo si estás pasando por una situación similar para tratar tu caso específico.

Explorando el concepto de una conexión no monógama

El concepto de una relación abierta: un enfoque libre y sin monogamia

Una relación abierta se define como un tipo de vínculo en el que los miembros no se limitan a la monogamia como la única forma de mantener una relación estable y saludable. En lugar de eso, cada persona expresa su necesidad de conectarse con otros individuos, manteniendo un contacto cercano que no necesariamente implica relaciones sexuales.

Este tipo de relaciones se caracterizan por la ausencia de considerar la infidelidad como algo negativo. De hecho, ambas partes de la relación establecen un acuerdo en el que se permite la posibilidad de involucrarse con otras personas.

Búsqueda de un cambio en las relaciones de pareja tradicionales

En la actualidad, la iniciativa de cambiar a una relación abierta puede generar dificultades en la pareja. No todas las personas están dispuestas a modificar su mentalidad y perspectiva sobre lo que significa una pareja. Aunque creamos estar convencidos, el hecho de compartir nuestra pareja puede ser más complicado de lo que parece.

Un camino desafiante

La naturaleza humana nos lleva a ser egoístas y celosos. Al entablar una relación, puede ser difícil aceptar que debemos compartir besos, caricias y palabras con otra persona. Por ello, a continuación te brindamos una serie de consejos para vivir una relación abierta de manera tranquila y positiva, con pleno significado.

Artículos relacionados

Deja un comentario