decidir entre mi esposo y mi madre

Cómo tomar la difícil decisión entre mi esposo y mi madre: consejos y soluciones

Las discrepancias entre mi esposo y mi madre han surgido debido a su postura en torno a mi relación pasada con el padre de mis hijos. Él se ha cansado y ha decidido no hacer más por ella, ni siquiera proporcionarle un plato de comida. Mi hermano ha asumido la responsabilidad de proveerla, pero mi esposo se niega a contribuir económicamente. Esta situación me causa gran preocupación ya que ella es mi madre y la amo profundamente, pese a que en ocasiones puede cometer errores. Con 60 años de edad y sin un trabajo, mi madre no cuenta con ningún otro apoyo. Siempre he sido yo quien ha estado a su lado, brindándole ayuda y respaldo. Me siento desesperado/a. ¿Qué debo hacer en esta situación?

Errores comunes al enfrentar el rechazo materno hacia la pareja

La psicóloga Marie Hartwell-Walker advierte que la actitud de la madre hacia la pareja puede afectar negativamente la relación. Es común que una madre quiera proteger a su hijo, incluso si lo hace de manera equivocada. Sin embargo, reaccionar con críticas sólo empeorará la situación y te convertirá en el enemigo. Es crucial tratar de comprender sus intenciones y ser su aliada en lugar de confrontarla.

En lugar de defenderte bruscamente y dar explicaciones, responde con respeto pero con claridad. Es importante dejar en claro que tienen diferentes puntos de vista, que pueden ser originados
por diferencias culturales, educativas o de objetivos. De esta manera, se evita generar conflictos innecesarios y se fomenta una comunicación más efectiva y constructiva.

Nutrir y cuidar a su pareja

Amigos, este es un grave asunto que debe ser atendido urgentemente. Es crucial que amen a sus esposas lo suficiente como para proteger sus matrimonios…, incluso de sus propias madres. No pueden excusarlas ni permitirles que maltraten a su cónyuge.

No hay excusas válidas para justificar que sus madres hablen mal de sus esposas o muestren desprecio por sus familias y matrimonios. Esto es inaceptable.

Es cierto, no pueden controlar las palabras o acciones de ellas, pero sí tienen el poder de pedirles que se detengan. En caso de que continúen, ustedes y sus esposas tienen todo el derecho de retirarse y alejarse de esa situación.

El amor no es una batalla entre rivales

Es posible tener una relación matrimonial sólida y al mismo tiempo mantener una buena relación con nuestras madres. Sin embargo, en una relación de pareja, la prioridad debe ser el matrimonio. El amor que sentimos por nuestra pareja es único y diferente al amor que sentimos por nuestras madres.

Si bien es cierto que nuestras madres ocupan un lugar muy especial en nuestras vidas, cuando decidimos unirnos en matrimonio, estamos formando una nueva familia. Es importante que tanto el esposo como la esposa se apoyen mutuamente y trabajen juntos para fortalecer su relación.

Por supuesto, eso no significa que debamos descuidar a nuestras madres o alejarnos de ellas. Al contrario, es posible mantener una relación armoniosa con nuestras madres y al mismo tiempo darle prioridad a nuestro matrimonio.

Cada tipo de amor es único y valioso. El amor hacia nuestra esposa o esposo es especial y requiere una atención y dedicación constante para mantenerlo fuerte y sano. Del mismo modo, el amor hacia nuestras madres es incondicional y merece ser cultivado y nutrido.

Principios esenciales para manejar la coyuntura

Detener las relaciones tóxicas en la dinámica madre-hijo es fundamental y esencial. En ocasiones, estas madres tienen una actitud de control y ven a cualquier pareja que se acerque a sus hijos como una amenaza. Por esta razón, siempre logran encontrar algún motivo para rechazar y desaprobar a cualquier novio o novia.En lugar de permitir que el dolor y la incomodidad dominen la situación, es crucial establecer límites claros y directos en cuanto a lo que la madre puede opinar y lo que no. De manera calmada pero firmemente, expresa que entiendes su preocupación o sentimiento, pero recuerda que tus decisiones ya son tomadas como adulto/a y deben ser respetadas.

Incluso hablando de manera más específica y buscando acuerdos mutuos, se puede evitar que se lastimen los sentimientos y se mantenga una armonía en la relación. El uso de amenazas emocionales no es una táctica saludable, en su lugar, pide apoyo y amor familiar. Además, siempre resalta lo valioso que es contar con su presencia y apoyo en todo momento para brindarte seguridad.

La unión conyugal es entre dos individuos

En nuestro matrimonio, nuestra prioridad es Dios. Después, viene nuestra pareja y eventualmente, nuestros hijos. Aunque no lo hayamos creado nosotros, esta es la estructura que Dios estableció para el matrimonio.

Siguiendo la enseñanza divina, el hombre deja a sus padres para unirse a su mujer y, juntos, se convierten en una sola unidad. Esta es la unidad que se fortalece y se mantiene a través del amor y la lealtad a Dios.

Los padres son una parte importante en nuestras vidas, pero en el matrimonio, su lugar es secundario. Al unirnos con nuestra pareja, nos convertimos en una nueva familia, unidos por el amor y la voluntad de Dios.

Es necesario recordar siempre que nuestra lealtad y amor hacia Dios deben estar por encima de cualquier otra relación, incluso con nuestros padres. En esta estructura divina del matrimonio, Dios es el fundamento sobre el cual se construye una relación sólida y duradera.

Por lo tanto, cuando nos casamos, debemos recordar que nuestro vínculo principal es con Dios y que nuestra relación con nuestra pareja se basa en el amor y la devoción a Él.

RECURSOS DE UTILIDAD

Descansando en Dios: Reflexiones del Evangelio del Miércoles

Las citas bíblicas son un recurso valioso para aquellos momentos difíciles de la vida en los que necesitamos descansar en Dios. En estos momentos, es apropiado consultar las enseñanzas sagradas y recordar las palabras de Dios que nos brindan paz y tranquilidad.

Hoy, 25 de Octubre de 2023, el Evangelio y las lecturas del día nos invitan a reflexionar sobre nuestra conexión con Dios y a encontrar consuelo en sus palabras. A través de la oración y la meditación en la Palabra del Señor, podemos encontrar la fuerza y la sabiduría para afrontar cualquier situación difícil que se nos presente.

El Papa Francisco nos recuerda que, aunque a veces parezca que las personas malas tienen una vida feliz y próspera, solo Dios conoce la realidad de sus corazones y sus acciones. En lugar de envidiar lo que parece ser su éxito, deberíamos enfocarnos en nuestra propia fe y confianza en Dios.

Por lo tanto, en este Miércoles, tomemos un momento para conectarnos con Dios a través del Evangelio y las enseñanzas del Papa. Que estas palabras sagradas nos guíen, fortalezcan y nos ayuden a encontrar la paz en medio de las tempestades de la vida.

Una unión matrimonial

La importancia de la unidad en el matrimonio

Para que dos personas se conviertan en uno, es esencial tener unidad. Esto significa que el esposo y la esposa deben estar en sintonía y trabajar juntos en la misma dirección tanto física, emocional como espiritualmente.

Desafortunadamente, esta unidad no puede existir si uno de los cónyuges siente que amar a su pareja es incompatible con amar y respetar a su madre. Amar a la madre y amar al cónyuge son dos sentimientos completamente diferentes.

Es importante recordar que la madre es una parte importante de cada uno, quien los crió y les brindó amor incondicional. Sin embargo, es fundamental entender que SUS MADRES NO SON SUS PAREJAS. Aunque para ellas puede ser difícil dejar ir a sus hijos, deben controlarse por el bien de su matrimonio. Y ustedes, esposos y esposas, deben ser firmes pero amables al expresar esta verdad tan crucial.

Artículos relacionados

Deja un comentario