como saber si tengo un embarazo psicologico

Descubre cómo identificar y tratar un embarazo psicológico en ti

La pseudogestación o falsa gestación, comúnmente llamada embarazo psicológico, se presenta cuando una mujer presenta la mayoría de los síntomas propios del embarazo a pesar de no estar realmente en estado.

El fenómeno del embarazo psicológico Una apariencia de gestación no basada en la realidad

El síndrome de embarazo psicológico, también conocido como utopía, imaginación o pseudociesis, se refiere a un trastorno poco común en el que una mujer cree estar embarazada cuando, en realidad, no lo está. Otro término utilizado para describir esta condición es el síndrome de Rapunzel.

Aunque puede afectar a cualquier etnia, región y clase social, el embarazo psicológico es más común en mujeres entre los 20 y 40 años de edad. Esta "falsa" gestación se presenta principalmente en mujeres en edad fértil, aunque también puede presentarse en etapas anteriores. Además, es común en mujeres que experimentan ansiedad por obtener un embarazo o que sufren trastornos psicológicos. En general, se observa en mujeres con problemas de infertilidad que llevan tiempo intentando concebir sin éxito.

Las manifestaciones comunes de un embarazo psicológico cuáles son

El poder de la mente sobre el cuerpo es increíble. Tan impresionante es su influencia que, en casos de embarazo psicológico, se pueden producir cambios hormonales que llevan a síntomas muy similares a los experimentados durante un embarazo real. Algunas mujeres pueden notar, por ejemplo, la falta de menstruación, las típicas náuseas matutinas, el cansancio y un aumento de peso. Incluso un test de embarazo puede dar positivo de manera errónea, pues detecta la presencia de la hormona gonadotropina en sangre.

Con el paso del tiempo, el cuerpo puede mostrar signos físicos de embarazo, como una barriga redonda que puede resultar muy similar a la de una mujer embarazada de verdad. Esta ilusión es tan poderosa, que muchas mujeres pueden llegar a creer que están realmente embarazadas, a pesar de que no haya un bebé en su vientre.

Es importante tener en cuenta que el origen de este fenómeno se encuentra en la mente y es producto de diferentes factores psicológicos, como el deseo de tener un hijo, el miedo a un embarazo no deseado o la presión social. Por ello, es fundamental buscar ayuda especializada para superar esta situación y evitar posibles complicaciones físicas y emocionales.

Sin embargo, es importante actuar de manera adecuada y buscar ayuda profesional para manejar esta situación de manera adecuada y evitar posibles consecuencias negativas.

Orígenes de los falsos embarazos en la mente

¿Qué causa el embarazo psicológico?
Los especialistas no tienen una respuesta clara sobre la causa exacta de este trastorno, pero se cree que es una condición psicosomática que se presenta debido a varios motivos, entre ellos el gran deseo de una mujer de quedarse embarazada.

La falsa gestación una mirada al embarazo psicológico

Las mujeres que tienen dificultades para expresar sus emociones y hablar de lo que les importa pueden experimentar un embarazo psicológico como una forma de liberar la tensión que sienten en su cuerpo.

Por ejemplo, una mujer puede sentirse presionada por su pareja, familia o entorno para concebir hijos. Para no defraudar a los demás, podría desarrollar un embarazo psicológico.

Aunque pueda parecer extraño por tratarse de un trastorno psicológico, los hombres también pueden verse afectados por él. Sin embargo, las causas que lo desencadenan son claramente diferentes a las de las mujeres. Los varones lo experimentan como resultado de su identificación con la futura paternidad y su deseo de involucrarse en esta etapa. Esto hace que se conecten tan profundamente con su pareja que su cuerpo comience a presentar síntomas propios de un embarazo.

Tratamiento

Los expertos enfatizan la necesidad de la participación del psiquiatra en la terapia para tratar esta problemática. Sin embargo, dado que en muchas ocasiones estas pacientes experimentan anovulación (y por consiguiente, amenorrea), es necesario aplicar un tratamiento basado en dopaminérgicos para inducir la ovulación.

Además, la presencia de un profesional de la psiquiatría en dicho tratamiento es esencial, no solo para tratar la anovulación, sino también para abordar la inducción a la menstruación. Esto puede causar una profunda depresión en la mujer, quien puede sentir que se trata de una forzada interrupción del embarazo.

La falsa gestación Una mirada al embarazo psicológico

El embarazo psicológico es una condición en la que una mujer experimenta síntomas similares al embarazo, incluyendo náuseas, vómitos, mareos e incluso aumento del tamaño abdominal, sin tener un embrión real. Este fenómeno ocurre comúnmente debido al estrés causado por el deseo o el temor a la maternidad.

Las razones detrás del embarazo ficticio

La patología de la amenorrea por estrés en mujeres se manifiesta en aquellas que experimentan un gran nivel de estrés psicológico durante su embarazo. En algunos casos, esto puede ser debido a la incapacidad de concebir de manera natural, mientras que en otros, se presenta en mujeres adolescentes que temen quedarse embarazadas.

Este problema provoca una serie de cambios en el cuerpo, como la falta de menstruación y un aumento del perímetro abdominal. Estos síntomas se asemejan a los de un embarazo real.

Como resultado de esta patología, el equilibrio hormonal se ve alterado y puede afectar la salud física y emocional de la mujer. Por lo tanto, es importante buscar ayuda médica para tratar adecuadamente este tipo de trastorno y combatir el estrés que lo causa.

Síntomas del embarazo psicológico

El embarazo puede manifestarse con diversos síntomas que generalmente están vinculados a situaciones de estrés. Estos pueden surgir a raíz del miedo o el deseo de quedarse embarazada y, a su vez, pueden estar acompañados por una depresión preexistente.

Discerniendo entre un embarazo psicosomático o verdadero cuál es el mío

El ombligo como indicador de un embarazo falso

A simple vista, el ombligo puede ser una señal clara de un embarazo falso. A diferencia de un verdadero embarazo, el ombligo no sufre cambios drásticos y no se sale hacia afuera. Sin embargo, aunque un análisis de sangre, una ecografía y una monitorización realizados por un médico puedan demostrar la inexistencia del embrión o del feto, muchas mujeres luchan por aceptar que el embarazo que creían tener durante meses nunca fue real.

Principales síntomas

Síntomas del embarazo psicológico

Existen ciertos signos que pueden hacer creer a una mujer que está embarazada, sin embargo, en realidad no hay un bebé en su útero.

Aunque puede parecer sorprendente, es posible experimentar los mismos síntomas que en un embarazo normal, incluso sin estar realmente embarazada.

A pesar de la ausencia de un bebé en desarrollo, el cuerpo puede reaccionar de manera similar a una gestación verdadera.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

El cansancio, los cambios en los senos y la sensación de náuseas son algunos de los principales síntomas de un embarazo psicológico.

Además, pueden presentarse otros signos como cambios en el apetito, ganas frecuentes de orinar o incluso la ausencia de menstruación.

Los síntomas pueden variar de una mujer a otra, y en algunos casos pueden ser más leves o intensos.

Posible explicación

Aunque aún no se comprende completamente por qué se producen estos síntomas en un embarazo psicológico, se cree que los estímulos psicológicos pueden tener un papel importante.

Estos estímulos podrían llevar al cuerpo a producir ciertas hormonas del embarazo, lo que resultaría en síntomas similares a los de un embarazo verdadero.

Síntomas de embarazo

Las mujeres que sufren de pseudociesis pueden experimentar síntomas similares a los de un embarazo real. Sin embargo, a pesar de no estar físicamente embarazadas, hay ciertos síntomas que no experimentan, lo cual permite diagnosticar esta condición psicosomática.

Por ejemplo, en caso de un embarazo psicológico, no se podrá visualizar un feto en la ecografía ni escuchar su latido cardíaco. Además, aunque no hay parto, algunos estudios demuestran que estas mujeres pueden llegar a sentir contracciones.

La identificación del embarazo psicológico cómo se realiza el diagnóstico

El embarazo psicológico o fantasma se diagnostica en primer lugar corroborando que no se trata de una gestación real.

Por lo tanto, el doctor deberá llevar a cabo, además de la prueba de embarazo (que como hemos visto puede dar positivo y llevar a confusión), una exploración física, una ecografía y comprobar el tamaño del útero.


La ausencia de menstruación así como la ligera producción de leche, puede aumentar la idea de una gestación en la mujer y llegar a confundir verdaderamente al especialista.

De hecho, en algunos casos los síntomas se manifiestan de una manera tan verosímil que pueden llevar a la confusión del propio especialista.

Lecturas recomendadas

Si estás interesado en conocer más sobre las pruebas de embarazo, te sugerimos leer nuestro artículo sobre ¿Las pruebas de embarazo pueden dar resultados equivocados? Detectar falsos positivos y negativos.

Comprendiendo las diferencias entre un embarazo imaginario y uno real

Embarazo psicológico: Aunque se realicen pruebas de embarazo y ecografías, no se observan síntomas reales de embarazo. Sin embargo, la mujer puede presentar estrés que puede provocar una falsa sensación de embarazo. Aunque su tamaño uterino y el embrión no están presentes, se experimentan los síntomas típicos como amenorrea, vómitos, náuseas, aumento del perímetro abdominal e incluso turgencia mamaria.

Causas del embarazo psicológico

Existen diversas causas que pueden llevar a una mujer a experimentar un embarazo psicológico. Estas están fuertemente ligadas a situaciones de miedo y ansiedad ante la posibilidad de un embarazo, ya sea por el deseo de concebir sin lograrlo o por un temor intenso a quedarse en estado.

Cabe destacar que el embarazo psicológico también puede ser consecuencia de situaciones de depresión y ansiedad, e incluso puede estar asociado a otros trastornos mentales más serios.

Artículos relacionados

Deja un comentario