dinamicas de escucha activa para adolescentes

Dinámicas de escucha activa para adolescentes: juegos, etiquetas, ejercicios y más

Si eres padre o profesor, es posible que sientas que estás constantemente pidiéndoles a los niños que presten atención. Ya sea que les estés dando instrucciones, enseñando, buscando su participación activa o intentando tener una conversación con ellos después de la escuela, a veces puede resultar bastante desafiante lograr que realmente nos escuchen. En ocasiones, olvidamos que la escucha activa es una habilidad que requiere práctica. Al igual que aprender a atarse los zapatos, reconocer las letras o expresar emociones de manera adecuada, los niños también pueden aprender y mejorar sus habilidades de escucha activa. Y definitivamente vale la pena el esfuerzo. La escucha activa puede ayudarles a aprender, comunicarse de manera más efectiva y tener relaciones más saludables, ya que les permite reconocer sus propias necesidades, reflexionar sobre ellas y expresar lo que realmente desean.

Ejercicios para potenciar la escucha activa en las pláticas

Es fácil asumir que somos buenos oyentes. Creemos que, al saber hablar, también sabemos escuchar y que las conversaciones son simples intercambios de información. Sin embargo, solo oír no implica comprender o prestar verdadera atención a lo que nuestro interlocutor nos está diciendo. Puede que, por estar distraídos o pensando en otras cosas, no logremos captar completamente su mensaje.

La escucha activa no se limita a oír, sino que también implica comprender, retener y seguir el hilo de la conversación. Esta habilidad es algo que se puede ejercitar y mejorar, por lo que a continuación presentamos algunos ejercicios de escucha activa a tener en cuenta.

Desarrollando la habilidad de escuchar activamente a través de ejercicio

¿Eres un buen oyente? Descúbrelo con estas preguntas. Te pedimos que respondas con sinceridad mientras piensas en una charla con un amigo o familiar:

La escucha activa implica prestar atención y esforzarse conscientemente para entender el mensaje del hablante. No se trata solo de escuchar las palabras y retenerlas en la memoria, sino de comprender el significado en su totalidad.

Para poner en práctica esta habilidad, debemos enfocarnos en la persona con quien hablamos y evitar distracciones y formular respuestas antes de que termine de hablar. Si nos distraemos pensando en qué responder, dejamos de prestar atención y no logramos comprender completamente lo que nos quieren comunicar.

Potencia tus habilidades comunicativas con estos ejercicios de escucha consciente

Ejercicio individual de escucha activa: practicando antes de una situación real

En lugar de un ejercicio clásico de escucha activa en grupo, ¿por qué no probar uno individual? Puede parecer extraño, pero en realidad es una excelente forma de prepararse para situaciones interpersonales en las que necesitamos demostrar una buena capacidad de escucha. Este ejercicio es ideal para simular una situación real de escucha activa.



Imagina que quieres contarle a alguien cómo fue tu día de ayer (piensa en lo que hiciste y a quién quieres contárselo). Una vez que hayas elegido el tema y la persona, comienza. Visualiza cómo le estás contando, qué detalles destacas, qué aspectos quieres explicar en profundidad.



Ahora, imagina que la persona a la que se lo cuentas está realmente atenta, mirándote y sonriéndote, mostrando signos de acuerdo con la información que le brindas, sorprendiéndose con detalles inesperados o compartiendo tu tristeza ante situaciones desafortunadas. Te da todo el tiempo que necesitas para explicarle detalladamente lo que quieres expresarle.

La importancia de la escucha atenta

La escucha activa consiste en prestar atención consciente al emisor de un mensaje, no solo a sus palabras, sino al mensaje completo que está transmitiendo.

Para lograr una escucha activa, es necesario centrarse en la otra persona y evitar distraerse o formular argumentos en contra mientras habla. Además, es importante no aburrirse ni desconectar para mantener el enfoque en lo que se está comunicando.

Se requiere una gran concentración y determinación para ser un buen oyente activo. Los viejos hábitos son difíciles de romper, por lo que se debe trabajar mucho para evitar distracciones y prestar la máxima atención a quien nos habla.

Los beneficios de la práctica de escucha activa y su utilidad en la comunicación

La escucha activa es una habilidad esencial para mejorar nuestras habilidades de comunicación. Además, su práctica puede propiciar un ambiente más positivo y minimizar conflictos y malentendidos.

Respetar a los demás es una de las razones principales para promover la escucha activa en los entornos laborales. Numerosos estudios han demostrado que los equipos con miembros que poseen esta habilidad presentan un rendimiento superior, mayor motivación y menor conflicto en comparación con grupos en los que el dominio de la escucha activa es deficiente.

¿Por qué sucede esto? La respuesta está en el estilo de escucha activa: no se trata solo de escuchar, sino también de comprender el mensaje transmitido.

Errores frecuentes que perjudican la efectividad de la escucha activa

Errores comunes que disminuyen la calidad de la escucha activa

Al practicar la escucha activa, es común cometer fallos que afectan el proceso y evitan recibir el feedback deseado. Algunas personas tienden a enfocarse demasiado en la intención de escuchar, mientras que en otros casos, la falta de atención y concentración en la tarea puede ser el problema.

Exceso de intención vs. falta de atención

Uno de los fallos más frecuentes en la escucha activa es acentuar en exceso la intención de escuchar. Esto puede llevar a una escucha forzada y poco natural, que no permite una conexión real con el interlocutor. Por otro lado, la falta de atención y concentración en la tarea puede ser igualmente perjudicial, ya que impide captar adecuadamente el mensaje y responder de forma adecuada.

Riesgos de una escucha deficiente

La falta de una escucha activa de calidad puede tener consecuencias negativas en la comunicación y la relación con los demás. Al no prestar una atención adecuada, se pueden malinterpretar los mensajes o no comprender en profundidad las ideas del otro. Además, una escucha excesivamente forzada puede generar frustración y falta de autenticidad en la interacción.

De esta forma, se podrán establecer conexiones auténticas y mejorar la comunicación y las relaciones con los demás.

Requisitos indispensables para una escucha activa altamente efectiva

La importancia de la escucha activa

La escucha activa trasciende más allá de simplemente preguntar y responder al interlocutor. Se trata de entablar un diálogo sincero, directo y efectivo con el objetivo de lograr un propósito específico. Es fundamental que, después de la conversación, ambos interlocutores hayan experimentado un cambio en sus posiciones iniciales.

Para lograr esto, es esencial contar con habilidades más allá del dominio del lenguaje y la capacidad de persuasión típica de las personas influyentes. Es necesario poseer otras cualidades, como las que se mencionan a continuación:

La actitud clave para una escucha activa efectiva

Para practicar una escucha activa efectiva, es necesario adoptar una actitud de atención plena hacia el interlocutor. Esto significa estar verdaderamente presente y no solo escuchar sus palabras, sino también prestar atención a la forma en que las comunica: sus gestos, emociones, tics y cambios en su voz. Estos pueden proporcionar información valiosa sobre lo que realmente quiere decir.

Ventajas de la escucha engagée

La importancia de la escucha activa en la creación de relaciones cercanas y en el trabajo en equipo.

Cuando se trata de establecer relaciones interpersonales más fuertes y mejorar la comunicación en un equipo, la escucha activa es una de las claves más efectivas. Esta habilidad blanda no solo nos permite conectarnos mejor con los demás, sino que también contribuye en gran medida a la resolución de conflictos, la solución de problemas y la crítica constructiva.

Ejemplos de escucha activa

Si nunca antes has puesto en práctica la escucha activa, puede ser un poco confuso al intentar hacerlo. Por ello, aquí te presento un diálogo de ejemplo entre dos personas, con uno de ellos demostrando su apoyo a su compañero de trabajo mediante la escucha activa. Antes de adentrarnos en el ejemplo, es importante destacar algunos elementos clave en una conversación para comprender:

A un miembro de tu equipo se le ha asignado la tarea de presentar una nueva iniciativa al resto del equipo. Antes de hacerlo, quiere compartir contigo la idea y conocer tu opinión. Al aplicar las habilidades de escucha activa durante esta conversación, podrás brindar un mejor apoyo a tu compañero de equipo y conectar con sus ideas. A continuación, veamos un ejemplo de cómo podría ser:

Compañero de trabajo: “Para esta iniciativa, hemos pensado en presentar a diferentes clientes en la cuenta de Instagram de nuestra empresa. Cada mes, enfocaremos al cliente destacado en línea con el tema general del mes. Por ejemplo, podríamos presentar a una creadora de contenido durante el Mes de la Historia de la Mujer en febrero, o a un creador de contenido afroamericano durante el Mes de la Historia Negra en octubre”.

Artículos relacionados

Deja un comentario