como se reparten los bienes gananciales en un divorcio

Guía completa: cómo se reparten los bienes gananciales en un divorcio

La finalización de un matrimonio requiere de un proceso que abarca más allá del simple trámite de divorcio, ya que la división de activos y la determinación de la guarda de los hijos son aspectos fundamentales en este proceso. Como expertos abogados en separaciones en Madrid, comprendemos plenamente la complejidad que puede presentarse cuando hay hijos involucrados en la disolución del vínculo conyugal.

Alternativas para la gestión de la vivienda

En caso de que la compra de la vivienda se realice bajo el régimen de gananciales, el proceso de divorcio implicará la disolución de este régimen y la distribución de los bienes. Según lo establecido en el Código Civil, los activos adquiridos durante el matrimonio serán compartidos al 50% entre ambas partes.

Llegado este momento, la pareja deberá tomar una decisión sobre el futuro de la vivienda: venderla, quedársela uno de los cónyuges, o alquilarla.

En ausencia de un acuerdo previo, se deberá recurrir a una tasación para determinar el valor de la propiedad en el mercado. Cualquier ganancia obtenida con la venta deberá ser dividida equitativamente, al 50%, entre ambos individuos.

Cómo se divide el patrimonio en común cuando hay descendencia en común

El reparto de bienes en una separación o divorcio puede causar conflictos, especialmente en el caso de familias con hijos menores. Uno de los temas más importantes en esta situación es la vivienda familiar, ya que la misma alberga a los hijos y puede ser símbolo de estabilidad y protección para ellos. Aunque la decisión final sobre el reparto de gananciales corresponde al juez, es común que el cónyuge con custodia se quede con el piso, incluso si este pertenece a ambos cónyuges.


Además de la vivienda, los enseres y objetos de uso cotidiano de los niños también suelen ser atribuidos al cónyuge que se queda con la custodia de los menores. Sin embargo, en casos de custodia compartida, la situación puede volverse más compleja.


Es importante mencionar que el uso de la casa no se determina únicamente por tener la custodia de los hijos, sino que también se considera la situación de necesidad en la que se encuentra cada cónyuge. En este sentido, se puede otorgar el uso de la vivienda al cónyuge que se encuentre en una situación más vulnerable y necesitada de protección.

La asignación del uso de la vivienda en divorcios donde hay hijos involucrados

Custodia exclusiva en caso de vivienda adquirida antes del matrimonio

Si uno de los progenitores adquirió la vivienda en la que vivían antes del matrimonio, ésta seguirá siendo su propiedad, independientemente del régimen económico matrimonial. Sin embargo, en caso de divorcio y teniendo hijos en común, se puede otorgar el derecho de uso de la vivienda al progenitor que tenga la custodia exclusiva de los menores, es decir, aquel que tenga el interés jurídico más necesitado.



Derecho de uso de la vivienda en casos de menor poder adquisitivo

En situaciones donde uno de los cónyuges tenga un menor poder adquisitivo, se puede otorgar el derecho de uso de la vivienda durante un tiempo determinado, aunque la custodia de los hijos sea compartida.



Venta de la vivienda en común

Otra posible solución en estos casos es optar por poner en venta la vivienda en común. Esto puede ser una manera de evitar posibles enfrentamientos entre los ex cónyuges.

Repartición de bienes

Tener hijos o no tenerlos no afecta al derecho de uso de la vivienda, tal como explicábamos previamente. Sin embargo, si hay un régimen de separación de bienes, cada cónyuge conserva aquellos que ya poseía al momento del divorcio y los que haya adquirido después. Por el contrario, si se trata de un régimen de gananciales, todos los bienes pertenecen a ambos cónyuges y se repartirán por igual en caso de divorcio.

Capitulaciones matrimoniales

Antes del matrimonio, es una medida eficaz y preventiva realizar las capitulaciones matrimoniales para regular las consecuencias de un posible divorcio en el futuro. Este documento, que debe ser elaborado mediante escritura pública, establece el régimen económico del matrimonio y sus efectos en caso de ruptura.



En Divorcio Express, consideramos fundamental recordar que, más allá de lo estipulado en las capitulaciones, lo más importante es el bienestar de los hijos en común. Por lo tanto, cualquier cláusula incluida en el documento debe ser validada por la autoridad judicial.

Comunidad de bienes o régimen de separación patrimonial

Cónyuges: ¿Conoces el régimen económico de tu matrimonio?

Es importante para los miembros de un matrimonio conocer el régimen económico que rige su unión. Los más comunes son la sociedad de gananciales y la separación de bienes.

En términos legales, el régimen más frecuente es el de sociedad de gananciales. En este caso, durante el matrimonio, todos los bienes y beneficios adquiridos pertenecen a ambos cónyuges. Al disolverse el matrimonio (divorcio), estos bienes deben ser repartidos equitativamente, es decir, al 50%.

En cambio, en el régimen de separación de bienes, cada cónyuge mantiene la propiedad de los bienes adquiridos a su nombre durante el matrimonio.

Es esencial que los cónyuges estén al tanto de las implicaciones de su régimen económico matrimonial y tomen decisiones informadas en caso de separación. ¡Conoce tus derechos y deberes en materia de patrimonio!

Adquirir la mitad de una propiedad para posteriormente venderla completa

Marcos González, Personal Shopper Inmobiliario en Asturias, fue contactado por un abogado de su confianza en nombre de uno de sus clientes. Se trata de un hombre que se separó hace más de 25 años y dejó su hogar, pero aún posee el 50% de la propiedad con su ex esposa. A pesar del tiempo transcurrido, nunca lograron llegar a un acuerdo sobre qué hacer con la vivienda.

Sin embargo, este hombre ha decidido que es momento de tomar acción y hacer algo con su parte de la propiedad. Está cansado de esta situación y quiere obtener ganancias de su inversión.

Con el objetivo de ayudarlo a tomar la mejor decisión, Marcos González se encarga de asesorar a su cliente en la venta o alquiler de su 50% de la propiedad. Como Personal Shopper Inmobiliario, se dedica a facilitar todo el proceso, brindando un servicio completo y personalizado para que su cliente obtenga los mejores resultados.

De este modo, el hombre podrá finalmente resolver su situación y obtener beneficios de su inversión en la propiedad, gracias a la confianza que depositó en el abogado y en el asesoramiento de Marcos González como Personal Shopper Inmobiliario en Asturias.

Este caso es un ejemplo de la importancia de contar con un experto que nos guíe y asesore en el ámbito inmobiliario, especialmente en situaciones complejas como esta, donde se requiere una solución efectiva y rentable. Y en esto, Marcos González se destaca por su profesionalismo, conocimiento y compromiso con sus clientes. ¡No dudes en contactarlo para obtener el mejor servicio en tus transacciones inmobiliarias!

La titularidad de la vivienda conjunta A quién pertenece

La asignación de la vivienda familiar durante un divorcio varía según la presencia de hijos menores y, de haberlos, el tipo de custodia otorgada.

Cuando se otorga la custodia monoparental, el progenitor custodio es quien recibe derecho al uso exclusivo de la vivienda familiar. Esto se hace en beneficio de los menores, independientemente de si el progenitor no custodio es propietario del inmueble.

Este tipo de custodia implica que los hijos vivan alternando entre cada uno de los progenitores, normalmente por periodos de 15 o 30 días. En este caso, si no hay acuerdo entre las partes, es el Juez quien determina la atribución del uso de la vivienda familiar, teniendo en cuenta las circunstancias y procurando siempre el bienestar de los menores.

Comprendiendo el concepto de bienes gananciales

Los bienes gananciales son aquellos que pertenecen en común a ambos cónyuges y provienen de las ganancias obtenidas durante el matrimonio. Se consideran gananciales hasta que se demuestre que pertenecen exclusivamente a uno de los dos cónyuges.

¿Pero en qué consiste exactamente su liquidación? Se trata del proceso mediante el cual se lleva a cabo la distribución de estos bienes compartidos. Siempre se busca que sea justo y equitativo, sin que ninguna de las partes resulte perjudicada. Sin embargo, es fundamental que se determinen previamente las ganancias obtenidas por cada cónyuge.

Una vez determinadas las ganancias, se procede a la liquidación y distribución de los bienes. Esto implica que los bienes en común pasarán a ser de propiedad individual de cada uno de los cónyuges que formaron parte del matrimonio.

El proceso de división de los bienes comunes durante el divorcio

✅ ¿Cómo se regula la división de los bienes en una separación matrimonial?

¿Qué sucede con la distribución de los bienes comunes en caso de separación? ¿Es un proceso largo y complicado? ¿Se requiere algún pago adicional? Son muchas las incógnitas que surgen alrededor de este tema.

Según la ley, no hay un plazo determinado para realizar la división de bienes, "pero lo más conveniente, rápido y económico es llevarlo a cabo durante el proceso de divorcio". Además, desde una perspectiva fiscal, es más beneficioso realizarlo al mismo tiempo, ya que la asignación de los bienes en caso de divorcio está exenta de ciertos impuestos.

Sin embargo, las cuestiones emocionales suelen ser un factor importante en un divorcio, por lo que es común posponer este trámite y acordar en el convenio de divorcio que la división se realizará posteriormente, a través del procedimiento de liquidación del régimen económico matrimonial.

¿Cómo se gestiona la división de los bienes durante una separación matrimonial?

Artículos relacionados

Deja un comentario