como trabajar el apego ansioso en adultos

Guía para trabajar y superar el apego ansioso en adultos: señales, causas y consejos

En nuestra publicación anterior sobre el tema del apego, exploramos la idea de cómo nos conectamos emocionalmente con los demás. Hay distintos enfoques sobre el apego, y específicamente al referirnos al apego ansioso o ambivalente, nos referimos a una manera de relacionarnos con nuestras parejas que se define por una intensa necesidad de estar en contacto y cercanía constante.

Desenmascarando la dependencia afectiva de tipo ansioso o ambivalente

La infancia es una etapa esencial en la formación del ser humano. Durante esta época, se desarrollan vínculos y patrones de apego que influirán en las relaciones futuras. Uno de estos patrones es el apego inseguro, que se caracteriza por la incertidumbre y el miedo al abandono o la soledad.

Las personas con un apego inseguro suelen tener baja autoestima y confianza en sí mismas. Esto puede llevarles a experimentar ansiedad cuando están separadas de su pareja y a tener dificultades para confiar en los demás. Estas inseguridades pueden afectar significativamente sus relaciones de pareja.

El miedo al abandono y la necesidad constante de contacto y cercanía son características comunes en el apego inseguro. Estas emociones pueden resultar abrumadoras y afectar negativamente la vida de la persona. Es importante comprender y trabajar en estos patrones para tener relaciones saludables y felices.

Reconocer y trabajar en estos patrones puede ayudar a mejorar la autoestima y la confianza en uno mismo, así como a fortalecer las relaciones.

La Angustia del Vínculo en la Relación de Pareja

La influencia del apego en la pareja: una perspectiva a considerar

Cuando se habla acerca del apego en una relación de pareja, es importante tener en cuenta que este puede tener un impacto negativo en la relación. De hecho, puede generar obstáculos para confiar plenamente en la otra persona y sentirse segura en la relación. Esto se debe a que el tipo de apego influye en nuestras percepciones y comportamientos en una relación.

Un apego que puede generar relaciones de dependencia emocional

En algunos casos, las personas que tienen un apego de este tipo pueden verse envueltas en relaciones de dependencia emocional. Esto significa que necesitan de la presencia constante de su pareja para sentirse seguras y emocionalmente estables. Esto puede ser perjudicial para ambas partes, ya que puede limitar el crecimiento y desarrollo individual de cada uno.

Características del apego en la pareja

A continuación, te presentamos algunas de las características más comunes del apego en una relación de pareja:

- Inseguridad y desconfianza: Las personas con este tipo de apego suelen tener dificultades para confiar en los demás y en la relación en sí misma. Esto puede generar celos, control y constantes dudas acerca de la fidelidad de su pareja.

- Necesidad de aprobación y validación: Aquellos que tienen un apego de este tipo buscan constantemente la aprobación y validación de su pareja. Necesitan sentirse amados y aceptados en todo momento para sentirse seguros en la relación.

- Miedo al abandono: El miedo al abandono es una constante en las personas con este tipo de apego en la pareja. Temen perder a su pareja y harán lo que sea para evitarlo, incluso si eso implica ceder en sus propias necesidades y deseos.

- Exigencia y control: Las personas con este apego pueden ser muy exigentes y controladoras en la relación, buscando tener todo bajo su dominio para sentirse seguras. Por lo tanto, pueden resultar controladoras y posesivas en la relación.

Es importante ser consciente de estos patrones emocionales y comunicarse de manera efectiva para construir una relación más saludable y equilibrada.

Domando la necesidad excesiva Cómo vencer la dependencia emocional

A menudo, superar el apego ansioso puede ser un proceso difícil y extenso. Por esta razón, es importante considerar iniciar una terapia psicológica, ya que esta puede ayudarte a trabajar de manera consciente y constante en este aspecto.

A continuación, te presentamos algunas pautas que pueden ayudarte a mejorar tu estilo de apego:

  • Reconoce el origen de tu apego ansioso: Identificar los eventos o experiencias pasadas que pueden haber contribuido a tu apego ansioso te puede ayudar a comprender mejor este comportamiento y a trabajar en él.
  • Practica la autoaceptación: Aprender a aceptarte a ti mismo y valorarte tal como eres puede ayudarte a reducir la necesidad de aprobación externa y a sentirte más seguro en tus relaciones.
  • Establece límites saludables: Aprende a establecer límites claros y a decir "no" cuando sea necesario. Esto te ayudará a desarrollar una sensación de autonomía y a no depender tanto de otros para satisfacer tus necesidades.
  • Trabaja en tus pensamientos y creencias: Reconoce y cuestiona cualquier pensamiento o creencia negativa que puedas tener sobre ti mismo o tus relaciones, y trabaja en cambiarlos por pensamientos más realistas y positivos.
  • Comunícate de manera efectiva: Aprende a expresar tus necesidades y sentimientos de manera clara y asertiva, en lugar de recurrir a comportamientos controladores o manipuladores.
  • Practica la comunicación emocional: Comparte tus emociones abiertamente con los demás y escucha empáticamente sus emociones. Esto puede ayudarte a desarrollar una mayor intimidad y conexión en tus relaciones.
  • Búscate a ti mismo: Trabaja en desarrollar tus intereses y hobbies, y dedica tiempo a actividades que disfrutes. Esto te ayudará a desarrollar una identidad propia y a depender menos de otros para sentirte completo.

Qué efectos tiene en la etapa madura

El apego ansioso ambivalente en la edad adulta afecta a muchas personas, llevándolas a depender emocionalmente de los demás debido a la falta de independencia y la necesidad de atención que desarrollaron desde temprana edad. Estas personas suelen exagerar sus angustias, emociones y necesidades para asegurarse de mantener cerca a sus seres queridos, de manera emocional.

Esto da como resultado que estas personas sean extremadamente sensibles a la posibilidad de ser abandonadas en una relación de pareja, ya que constantemente temen que cualquier señal o acto de sus parejas pueda conducir a su temido abandono. Por eso, hacen todo lo posible para evitarlo a fin de no repetir las heridas de su infancia.

Terapia para apego ansioso beneficios y ayuda

La terapia psicológica ofrece herramientas para ser consciente de que no se necesita depender de la pareja para sentirse bien. Además, ayuda a controlar las preocupaciones y permite comprender las emociones de forma racional y autónoma.

En términos más simples, el paciente aprende a no depender de otra persona para estar tranquilo y comprende que no estar físicamente con ella no significa ser abandonado.

Asimismo, al recibir terapia, la persona se da cuenta de que no estar constantemente con su ser querido no implica un abandono por su parte. Todo esto fortalece la confianza y la seguridad para explorar su entorno sin necesidad de que otros estén pendientes de él y sin buscar atención constante de los demás.

Explorando la ansiedad en los vínculos emocionales Entendiendo el apego ansioso

La influencia de nuestro estilo de apego en nuestras estrategias protectoras

En cierta medida, todos utilizamos estrategias protectoras, pero estas varían según nuestro estilo de apego. Durante la infancia, este estilo se desarrolla en función del cumplimiento de nuestras necesidades emocionales de seguridad y protección, así como de autonomía y control.

Si en nuestra infancia no hemos experimentado una sensación de protección y acogida constante, sino que nuestros cuidadores eran emocionalmente impredecibles, por ejemplo, es más probable que desarrollemos un estilo de apego inseguro o ansioso en la edad adulta.

Este tipo de apego se caracteriza por un temor constante a perder a los demás y ser abandonados, lo que lleva a estas personas a adaptarse excesivamente a cualquier situación con el objetivo de evitar el rechazo.

Tácticas defensivas relacionadas con el apego inseguro

El concepto de estilos de apego no es tan simple como blanco o negro, ansioso o evitativo. En realidad, existen diferentes tonalidades de gris y todos nos situamos en algún punto de una escala que va desde ser muy evitativo, hasta sentirnos seguros o tal vez incluso, demasiado ansiosos. Por esta razón, es muy probable que puedas identificarte con algunas de las estrategias de protección descritas a continuación. Todos, como seres humanos, experimentamos cierto grado de miedo al abandono y la soledad, y buscamos protegernos de alguna manera en este sentido.

Sin embargo, en algunas personas estas estrategias son más evidentes y afectan su día a día de manera significativa. Les lleva mucho tiempo y energía y tiene un impacto en su calidad de vida, sus decisiones personales y su productividad.

En lugar de ser una estrategia de protección, esta postura es adoptada por personas que se sienten extremadamente dependientes de la protección y orientación de los demás. Sienten que no son capaces de actuar por sí mismos y evitan situaciones en las que se espera que tomen decisiones y asuman responsabilidades. También pueden creer que siempre necesitan la ayuda de otros, como si necesitaran un salvador o alguien que tome las decisiones por ellos.

Explorando los matices entre un apego inseguro y un apego equilibrado

Las estrategias protectoras juegan un papel crucial en nuestras vidas, ya que nos ayudan a evitar nuestros miedos, en su mayoría de origen infantil. A pesar de haber sido herramientas vitales en nuestra supervivencia, en la edad adulta pueden impedirnos alcanzar nuestro máximo potencial y ser auténticos. Las personas con un apego inseguro o ansioso suelen recurrir a estas estrategias protectoras para mantener la cercanía con los demás. Al no confiar en sus propias habilidades, se sienten insuficientes, incapaces o incluso como una carga para los demás. Por ello, sus estrategias tienen como objetivo principal mantener relaciones cercanas, ya sea buscando ayuda de otros o tratando de no asustar a nadie y complacer a los demás.

Es posible que al leer este artículo te hayas sentido identificado con algunas de las estrategias mencionadas, pero eso no significa que tengas automáticamente un apego ansioso. Como se ha mencionado, la mayoría de las personas nos encontramos en algún punto de una escala que va desde un apego ansioso hasta uno evitativo y seguro. Si te reconociste en algunas partes, es posible que tu tendencia sea más ansiosa que evitativa. Y si te has dado cuenta de que aplicas muchas de estas formas de protección y tienes dudas acerca de tu tipo de apego, es un tema interesante para discutir con un terapeuta.

Dorothee von Stösser es Psicóloga Clínica y ofrece asesoría psicológica en línea con el objetivo de brindar una atención profesional y humana. Trabaja con adolescentes, adultos y parejas, muchos de ellos con experiencia viviendo en el extranjero. La atención puede ser en español o alemán, y está disponible para cualquier persona en cualquier parte del mundo.

Artículos relacionados

Deja un comentario