como ocurre que las orugas se convierten en mariposas

La fascinante metamorfosis de las orugas en mariposas: descubre cómo ocurre

Las mariposas son conocidas por su asombrosa capacidad de transformarse de una pequeña oruga a una impresionante criatura alada. Sin embargo, no son las únicas que experimentan este proceso radical de desarrollo, conocido como metamorfosis completa o holometabolismo.

Huevos y larvas

Las maravillas de las larvas y sus diversas formas

La mayoría de los insectos comienzan su vida en forma de huevos y, posteriormente, eclosionan en larvas. Entre estas últimas, las orugas son las más conocidas, aunque también hay otras que se asemejan a gusanos o minúsculos insectos, como las mariquitas.

Las hormonas son las encargadas de desencadenar el proceso de crecimiento y mudas en las larvas, cuya principal tarea es precisamente esa: crecer y mudar. Cada fase de la muda se conoce como estadio, y algunos insectos pueden mudar hasta en cinco ocasiones antes de alcanzar su fase adulta.

En el caso de los insectos con metamorfosis incompleta, las larvas son llamadas ninfas. Muchas de ellas, como los saltamontes, se parecen y se comportan como versiones en miniatura de los insectos adultos. Otros, como los cicadélidos o saltahojas, presentan un aspecto ligeramente diferente al de los adultos, con pequeños brotes de alas. Sin embargo, estos insectos se alimentan y se mueven como los adultos, hasta que finalmente alcanzan su madurez después de varias mudas. Un ejemplo sorprendente son las cigarras, que pueden tardar hasta 17 años en completar su transformación en adultas, pasando la mayor parte de ese tiempo bajo tierra.

La complejidad del ciclo de vida Qué impulsa su elaboración

La metamorfosis es una estrategia exitosa ya que los jóvenes y los adultos se alimentan de diferentes maneras. Las orugas mastican hojas nutritivas para permitir su transformación mientras que las mariposas solo requieren del néctar, que básicamente es agua con azúcar.

Según Katy Prudic, entomóloga de la Universidad de Arizona en Tucson, estas especies con formas de desarrollo tan distintas crean un «espacio vacío de competencia». Es decir, tanto los padres como los hijos no compiten por los recursos, permitiendo que ambas etapas de la vida se desarrollen de forma independiente.

Prudic explica que este es un proceso maravilloso de "reinvención de uno mismo". Los insectos, al experimentar la metamorfosis, tienen la capacidad de explorar y acceder a lugares que en su etapa anterior no podrían, como gusanos, orugas y larvas lo harían.

Adultez

La increíble transformación de los insectosTras salir de su capullo, la mariposa "recién nacida" puede parecer débil y marchita, con sus alas húmedas y desplegadas, lista para su primer vuelo. En realidad, los escarabajos hércules emergen con sus imponentes cuernos y los tricópteros cortan sus estuches y nadando hacia la superficie, se preparan para su última muda antes de surcar los aires.

La corta vida de los insectos adultosEn general, los insectos adultos tienen una vida breve. Por ejemplo, las libélulas solo viven un mes como adultas, mientras que su etapa larvaria puede durar hasta tres años. Por el contrario, las luciérnagas y las típulas no se alimentan durante su fase adulta, dedicando su valioso y breve tiempo a encontrar una pareja.El caso particular de la mariposa lunaUna de las mariposas más famosas, la mariposa luna (Actias luna), sorprende por una particularidad: al no tener boca ni sistema digestivo, no se alimenta durante su vida como adulta. A pesar de ello, su belleza y elegancia no dejan de ser admiradas por todos.

Pupación

Los insectos que experimentan una metamorfosis completa, después de mudarse de su etapa final, se transforman en pupas. Dependiendo de la especie, estas pueden encerrarse en un capullo, como es el caso de las mariposas y polillas que usan su propia seda para crearlos, o utilizar técnicas diferentes, como en el caso de los escarabajos Hércules de los trópicos, que almacenan heces durante casi dos años para formar capullos resistentes.

Después de completarse, las pupas se cuelgan boca abajo de una percha sostenidas por un hilo de seda. Según el entomólogo Richard Jones, investigador independiente del Reino Unido, es sorprendente que estos grandes escarabajos sean capaces de formar un capullo.

Edad adulta

Después de salir de su crisálida, una recién nacida mariposa puede aparentar estar mustia: sus alas están húmedas y requieren unas horas para desplegarse antes de volar. Los escarabajos Hércules emergen con sus impresionantes cuernos y las moscas caddis salen de sus construcciones encontradas para nadar hacia la superficie y mudar por última vez antes de emprender el vuelo.

En general, los insectos adultos tienen una vida breve. Las libélulas, por ejemplo, viven alrededor de un mes, pero antes de eso, pasan alrededor de tres años en su etapa larval. Muchos insectos, como las luciérnagas y las típulas, no se alimentan en su corta vida adulta y dedican su valioso tiempo a buscar parejas. Incluso la polilla luna carece de boca y sistema digestivo.

En resumen, los insectos pasan por diversas transformaciones durante su ciclo de vida, desde ser diminutos huevos hasta convertirse en criaturas aladas. Aunque su duración varía, su existencia es breve pero significativa, y cada uno cumple su propósito dentro del ecosistema.

La compleja evolución de un ciclo vital Cuál es su origen

Enfoque distinto:

Básicamente, la metamorfosis es una estrategia extremadamente útil en la naturaleza debido a las diferentes necesidades alimentarias entre juveniles y adultos. Mientras que las orugas requieren hojas ricas en nutrientes para su metamorfosis, las mariposas se alimentan de néctar, que consiste principalmente en agua azucarada.

Según la entomóloga Katy Prudic, de la Universidad de Arizona en Tucson, esta estrategia proporciona un espacio libre de competición para especies con formas de desarrollo tan dispares. De esta manera, tanto los padres como las crías pueden desarrollarse de manera independiente sin competir por los recursos.

Para Prudic, el proceso de metamorfosis es verdaderamente sorprendente ya que implica una reinvención total del insecto. De larva a oruga y de mariposa a adulto, cada etapa les permite explorar lugares que no podrían alcanzar en su forma anterior.

Huevos y larvas

Casi todas las especies de insectos tienen un comienzo en común: su etapa de huevo y luego su transformación en larva. Estas últimas son conocidas por la mayoría, como las orugas, aunque algunas se asemejan a gusanos o a diminutos insectos, como las conocidas vaquitas de san antonio, también llamadas mariquitas.

La principal función de las larvas es crecer y mudarse, proceso desencadenado por las hormonas en su interior. Cada etapa de esta muda se conoce como "instar" y algunos insectos pueden experimentar hasta cinco mudas antes de avanzar a la siguiente fase.

En el caso de aquellos insectos con metamorfosis incompleta, sus larvas se llaman ninfas. Entre ellos se encuentran los saltamontes, que se ven y se comportan como versiones en miniatura de los adultos. Otros, como las chicharras, pueden tener algunas diferencias físicas con los adultos, como pequeños brotes en sus alas. Sin embargo, estos insectos se alimentan de la misma manera y tienen el mismo estilo de movimiento, atravesando múltiples mudas hasta alcanzar su madurez. Las cigarras, por ejemplo, pueden tomar hasta 17 años en convertirse en adultos, pasando la mayor parte de este tiempo bajo tierra.

Artículos relacionados

Deja un comentario