los expertos dicen que la mejor edad de los hijos para separarse es de 8 a 10 anos

La mejor edad para que los hijos afronten la separación según los expertos

.

Festejas tus magníficos cincuenta años, tus hijos ya son mayores y comienzan a dejar el nido, además gozas de una estabilidad financiera. De repente, vuelves a estar a solas con tu pareja. Quizás planifiquéis iniciar nuevos objetivos en conjunto, ya sea un emprendimiento, un viaje... Sin embargo, también es probable que descubráis relaciones íntimas han disminuido el interés mutuo y que los lazos que os unían se han debilitado.

El impacto de la separación de los padres en un niño de años

La separación de los padres puede ser un momento muy difícil para los niños, causándoles ansiedad, tristeza y enojo. Además, pueden experimentar sentimientos de culpa y creer que son responsables de la situación o que podrían haberla evitado.

Aunque los niños de 10 años pueden tener más capacidad de comprensión, aún pueden tener dificultades para expresar sus emociones. Por ello, es importante que los padres mantengan una relación amistosa y abierta con sus hijos, para que puedan hablar de lo que están pasando y recibir el apoyo que necesitan.

Además, los niños pueden necesitar ayuda para adaptarse a los cambios que ocurren en su vida, como mudarse con uno de los padres, cambiar de escuela o reducir la frecuencia de contacto con el otro progenitor. En estos momentos, los padres y otros adultos significativos pueden ser un gran apoyo al proporcionar estabilidad y seguridad en la vida de los niños.

El impacto de la separación de los padres en un niño de años

La ansiedad, la tristeza y el enojo son emociones normales que pueden surgir en niños afectados por la separación de sus padres. Es importante validar estos sentimientos y asegurarles que está bien sentirse así. También es importante enseñarles a manejar sus emociones de manera saludable, ya sea mediante la práctica de técnicas de relajación o hablando con un adulto de confianza.

Además, es fundamental mantener una comunicación abierta y honesta con los niños sobre la situación de la separación de sus padres. Esto les ayudará a entender lo que está sucediendo y les dará la oportunidad de expresar sus propias preocupaciones. También es importante que los padres se esfuercen por mantener una relación positiva para el bienestar emocional y mental de sus hijos. Por lo tanto, es importante que los padres se comuniquen y cooperen en la toma de decisiones y en la crianza de sus hijos.

La separación de los padres puede tener diversos efectos en un niño de 8 años. Puede provocar tristeza, temor o ansiedad, e incluso enfado. También puede haber un cambio en su comportamiento y rendimiento académico. Para estos niños, este evento puede ser muy estresante y es fundamental que comprendan que no son culpables ni responsables de él. No hay que olvidar recalcarles que sus padres aún los aman y que la separación no cambiará eso.

Es esencial que los niños tengan un entorno estable y seguro para poder desarrollarse adecuadamente. La separación de los padres puede generar inseguridad y dificultades para establecer relaciones saludables. Por ello, es importante que los niños tengan a un adulto de confianza con quien hablar sobre sus emociones y preocupaciones.

Es normal que los niños experimenten sentimientos como ansiedad, tristeza y enfado ante la separación de sus padres. Es necesario validar estas emociones y enseñarles a gestionarlas de manera saludable, ya sea a través de técnicas de relajación o conversando con alguien de confianza. Además, mantener una comunicación abierta y honesta con los niños sobre la situación les ayudará a comprenderla y a expresar sus propias inquietudes.

Por último, es fundamental que los padres mantengan una relación positiva y cooperativa para el bienestar emocional y mental de sus hijos. Comunicarse y colaborar en la toma de decisiones y en la crianza de sus hijos es esencial para crear un ambiente seguro y estable en el que los niños puedan prosperar.

Interrogantes indispensables a considerar

¿Qué es lo que realmente quiero ahora? ¿Qué nos une a mí y a esta persona? ¿Cómo me siento y me veo sin una pareja a mi lado? ¿Somos conscientes de nuestras expectativas mutuas? ¿Hasta qué punto nos afectan o nos controlan? ¿Cómo hemos afrontado juntos los momentos más difíciles? Estas pueden parecer preguntas simples, pero encontrar las respuestas puede ser todo un reto.

La psicóloga nos da un enfoque clave para empezar a reflexionar: ¿Qué deseo en este momento? ¿Cuáles son los lazos que nos unen a mi pareja y a mí? ¿Cómo me imagino sin una pareja a mi lado? ¿Conocemos nuestras expectativas el uno del otro? ¿Hasta qué punto nos limitan o controlan? ¿De qué manera hemos superado los momentos más difíciles? Son preguntas simples de plantear, pero difíciles de responder.

Los expertos también utilizan la dinámica de la rueda de la vida, asignando una puntuación del 0 al 10 en diferentes aspectos de la vida en pareja: ¿Cómo puntuarías tu relación en términos de familia, sexualidad, tiempo libre, intereses...? Cada punto es clave para entender la salud de la relación en general.

El beneficio de la terapia Una guía hacia la sanación

La caja de Pandora se abre aquí, desencadenando cambios profundos, aunque también puede tener un efecto positivo. Según la experta en psicología, muchas parejas se dan cuenta de que se llevan bien y que han estado al borde de la separación debido a la falta de comunicación, el descuido y el abandono. Afortunadamente, a veces se logra reconectar.

Pero si a pesar del trabajo realizado se llega a la conclusión de que es mejor seguir caminos separados, no todo está perdido. Pueden mantener una amistad, demostrando así el amor que aún se tienen, aunque no hayan podido permanecer juntos.

Cuando la ruptura es inminente

¡Hazlo de la manera más positiva y saludable posible!

Una vez que has tomado la decisión de seguir adelante, no importa la edad que tengas, lo importante es que empieces a planificar una vida agradable.

No dejes que nada te detenga y ten en cuenta lo siguiente:

  • Enfócate en lo que puedes lograr, no en lo que has perdido.
  • Recuerda que siempre hay nuevas oportunidades y posibilidades esperando por ti.
  • No tengas miedo de probar cosas nuevas y explorar diferentes caminos.
  • Céntrate en tus fortalezas y trabaja en ellas para alcanzar tus metas.
  • No te compares con los demás, cada persona tiene su propio camino y ritmo.
  • Confía en ti y en tus habilidades para superar cualquier obstáculo.
  • Recuerda que es un proceso, no esperes resultados inmediatos y date tiempo para adaptarte a los cambios.

Es verdaderamente beneficioso para los niños

La práctica de "anidar" en familias es relativamente nueva y aún no hay estudios comparativos sobre el bienestar de los niños en este tipo de arreglos frente a otros de crianza compartida.

Buscho ha realizado entrevistas a numerosas familias que practican el "anidar" como parte de su investigación, mientras que ella misma lo experimentó durante 15 meses junto a su exesposo y tres hijos en la década de 1990.

Según su investigación, Buscho afirma que este tipo de maternidad/paternidad compartida es más beneficioso para los niños, dado que les permite mantener sus rutinas y adaptarse de manera gradual a los cambios en la estructura familiar.

Una elección ponderada y compleja

La forma en la que una pareja se separa en diferentes etapas de la vida varía, especialmente en la perspectiva del futuro. "Cuando se separan a una edad temprana, todavía sienten que tienen una oportunidad de volver a empezar, algo que no ocurre cuando ya eres mayor". Tomar una decisión siempre conlleva incertidumbre. Una separación amorosa siempre supone una pérdida. "Pero se busca mejorar la calidad de vida actual. Hay algo que no te satisface y que requiere ser abordado. Lo que vas a ganar debe superar lo que dejarás atrás", nos recuerda...

No rendirse aún Una nueva oportunidad

En situaciones de crisis en una relación de pareja, es común que ambos miembros luchen por mantenerla a flote antes de rendirse y dar por finalizada. Y esto no es algo por lo que debamos preocuparnos, ya que es completamente natural.

La psicóloga Ana Lucas Prieto, especialista en terapia de separaciones, nos brinda su orientación y consejos para afrontar este difícil momento:

Antes de tomar una decisión definitiva, es importante que ambos miembros de la pareja se tomen el tiempo necesario para evaluar la situación con calma y objetividad. Es normal que surjan diferencias y conflictos en cualquier relación, pero es fundamental que se comuniquen de manera respetuosa y busquen soluciones juntos.

Además, es importante que cada miembro reflexione individualmente y se pregunte si realmente quiere y está dispuesto a trabajar por salvar la relación. La psicóloga Lucas Prieto enfatiza en que no se puede salvar una relación si no hay un compromiso real y sincero de ambas partes.

Es comprensible que en una situación de crisis en la relación el miedo y las emociones intensas puedan nublar nuestro juicio. Por ello, la especialista recomienda tomar distancia física y emocional del otro miembro de la pareja para reflexionar con claridad sobre lo que realmente se desea para el futuro y tomar decisiones razonadas y conscientes.

Por último, la psicóloga recuerda que no hay una fórmula mágica para salvar una relación. Cada pareja es única y requiere de un abordaje personalizado en terapia, donde se trabajen las emociones, la comunicación y se fomenten herramientas para resolver conflictos en conjunto.

Artículos relacionados

Deja un comentario